"Muchos creen que el arma hace fuerte a un hombre. ¡Pero no es así! ¡Es la risa la que hace fuerte a un hombre! La risa de Nagual transforma la cáscara del “yo” en nada. Hace falta sólo añadir la tranquilidad y el amor y entonces quedará sólo la conciencia infinita, fluida y libre."... Juan Matus... Aprender a reír y a reírse de uno mismo es fundamental para transitar por el camino....Produce una fatiga enorme y un gasto innecesario de energía cuando nos tomamos a nosotros mismos demasiado en serio.

¿Has observado cuantas veces peleas mentalmente con la gente cuando hay algo que te desagrada?....Allí pierdes energía…

¿Has observado cuantas veces discutes mentalmente por no estar de acuerdo en alguna situación o circunstancia?....Allí pierdes energía…

¿Has observado cuantas veces condenas a una persona o a una opinión o un hacer por no estar de acuerdo en alguna situación o circunstancia?...Allí pierdes energía…

 

¿Has observado cuantas veces críticas a una persona/lugar/acción, etc. por no estar de acuerdo en alguna situación o circunstancia?...Allí pierdes energía…

¿Has observado cuantas veces juzgas a una persona por no estar de acuerdo en alguna situación o circunstancia?...Allí pierdes energía…

¿Has observado cuantas veces justificas por el miedo, a veces inconsciente, al que dirán/pensaran de ti?...Allí pierdes energía...

Aprender a no tomarnos muy en serio es vital para permitirnos avanzar….

Aprender a no tomarnos muy en serio es vital para darnos la oportunidad de reflejarnos en los demás….de ver que eso que no nos gusta o nos incomoda de los demás está en nosotros mismos, de permitirnos, a través de los demás, conocernos a nosotros mismos….

Aprender a no tomarnos muy en serio es vital para cuidar nuestra energía.

Somos energía…si la malgastamos en tonterías, dejamos de usarla para aquello que realmente es importante: Observar en cada momento, sin elección alguna, responsabilizarnos sin juicios…Detener el dialogo interno…Aprender que no hay nada que defender…Aprender a permanecer en cada instante con la plena conciencia de simplemente…SER