Todos estamos unidos en el Gran Espíritu y formamos parte de Él/Ella. Siempre estamos unidos y siempre formamos parte. Pero no siempre somos concientes de ello. Algunos momentos somos concientes, incluidos los momentos en los que una ceremonia con ayahuasca lo facilita. Esta es una maravilla de la Medicina Sagrada.

Cuando somos concientes del Gran Espíritu, y estamos sumergidos en Él/Ella conociéndonos o sanándonos, cuando “entramos” Ahí, como algunas veces solemos decirlo, las enseñanzas y su expresión pueden ser diferentes en cada caso. Si bien son infinitas las manifestaciones que la experiencia con ayahuasca puede tener, nosotros solemos dividirlas en 3 grandes grupos.

 

Lo que sigue es parte de la plática de introducción que solemos dar en Ayahuasca México antes de ofrecer la medicina en la ceremonia. La ofrecemos esperando que sea ilustrativa y esclarecedora para el lector. Y orientadora para quien toma la medicina. Lo decimos en la ceremonia y lo transcribimos aquí deseando que los buscadores que recurren a la medicina puedan aceptar, comprender y aprovechar mejor todos los aspectos de la experiencia maravillosa con la Ayahuasca.

Lo compartimos y usted puede compartirlo de la misma manera. Nos gustaría, sin tener ni el deseo ni la forma de obligar a nadie, que si se comparte esta información se cite también la fuente, por ser una forma que tenemos en Ayahuasca México de explicar las cosas. Aclaramos también que es una opinión que esperamos que sea útil, pero sólo eso; mi palabra no es la Biblia, así que tome lo útil y deseche lo inútil.

 

LA EXPERIENCIA DEL ÁGUILA.

La experiencia de las Realidades Superiores. De todo aquello que más fácilmente identificamos como Sagrado o Divino.

La experiencia que nos pone en contacto con lo que Verdaderamente somos. Con esa parte de nosotros mismos, o de nuestro Espíritu, que está unida al Gran Espíritu. Es el contacto con lo más sagrado y puro de nosotros. Visiones de Ángeles, Paraísos, Animales de Poder…o el Negro Sagrado del Universo salpicado de estrellas. Experimentar LA FUENTE. Lo sutil, lo noble, lo hermoso. El Amor Cósmico, la Paz Suprema, la Dicha Divina.

El contacto con nuestro verdadero Ser o el conocimiento de nuestra misión en la Vida. Tiene una profundidad y un hálito inefable.

 

LA EXPERIENCIA DEL JAGUAR.

Sumergidos en el Espíritu, se nos enseña de cosas cotidianas. Vemos lo mismo pero de una forma mucho más profunda, más sabia, desde la profundidad y la luminosidad de lo más Sagrado.

Así, se nos enseña a cuidar de nuestro cuerpo: qué y cómo comer, qué y cómo beber, cómo y cuánto dormir. Se corrigen nuestros actos y nos enseñan o ayudan a equilibrar nuestras energías corporales: motrices, instintivas, emocionales, intelectuales y sexuales.

Nos enseña de nuestras relaciones: cómo sanarlas, cómo iniciarlas, cómo terminarlas. Con Amor, con Verdad, sin veneno y sin mentiras.

De nuestro trabajo: cómo solucionar problemas o cómo expresar mejor nuestra creatividad.

 

LA EXPERIENCIA DE LA SERPIENTE.

Nos sana las heridas. Nos libera del pasado. Nos ayuda a limpiarnos de las cosas que nos dañan o que nos hacen dañar a los demás.

Es la experiencia que lleva luz a donde tenemos oscuridad. Toca nuestros miedos, nuestras heridas, nuestras creencias equivocadas, los eventos dolorosos de nuestra vida y nuestras culpas secretas.

Esto a veces parece poco alentador, o incluso poco espiritual, para la persona que lo escucha o lo lee. Pero es en realidad algo maravilloso y muy luminoso. Las heridas, los miedos, las culpas, los dolores que estamos cargando…los estamos cargando, ¿cierto? Lo que nos ofrece la Ayahuasca en estas experiencias es liberarnos de cargas innecesarias y tóxicas. Enseñarnos a vivir y aligerar nuestra carga.

La Ayahuasca es una Maestra, una Sanadora, pero ante todo una Madre: es amorosa. No tocará las heridas para ocasionarnos dolor. No pondrá dolor en nuestra vida. Antes bien, lo que hará será enseñarnos dónde nos duele (porque a veces no lo queremos ver) y procederá a curarnos para que ya no nos duela, y a enseñarnos, para que no nos volvamos a lastimar. Es una bendición maravillosa, ¿no es así?

 

UN TRABAJO COMPLETO.

En mi opinión, cada ceremonia con Ayahuasca trabaja un poquito de estas tres áreas. Cada ceremonia con la Medicina nos pone en contacto con lo Sagrado, nos enseña a vivir y nos ayuda a limpiarnos. Sin embargo, algunas ceremonias parecen casi completamente enfocadas en alguno de los tres aspectos (que representamos con 3 animales sagrados), por lo que los mencionamos para que se conozcan y se acepten. No sea que por desconocimiento se pongan trabas a, o se desaproveche una experiencia que pudo haber sido liberadora como la que más.

Pensamos que es un trabajo completo por lo siguiente:

1.- Todos somos una parte del Gran Espíritu, pero se nos ha olvidado. Nos reconecta con lo que verdaderamente somos, nos recuerda nuestro linaje sagrado, nos ayuda a experimentarlo y nos anima a manifestarlo.

2.- Sin importar qué tan sagrados somos, es en este mundo donde estamos viviendo. Así que nos enseña a vivir en este cuerpo y en este mundo, siendo una bendición para nosotros mismos y para nuestros hermanos.

3.- Ahora nos conocemos un poco más y queremos vivir en armonía, ¿qué más? Liberarnos de las creencias y las heridas que se formaron en el pasado, cuando no nos conocíamos ni vivíamos en armonía, de forma que poco a poco vayamos estando mejor. Dejar atrás el dolor. Y sustituirlo por bienestar. Bienestar físico, mental y espiritual.

 

Recibimos con amor muchos regalos. Ofrecemos este regalo con amor.

 

Que tengas una vida bella, un caminar significativo y un corazón profundamente satisfecho.

 

 

Guillermo Ruiz Colmenero